EL DESCANSÓ



¿Has escuchado la frase… “yo descansaré cuando muera” antes? ¿Que piensas de esto? ¿Es bíblico? Vivimos en un mundo lleno de apuros. Hay cosas que hacer, lugares que visitar, proyectos que terminar, y trabajos y familias que requieren de nuestro tiempo y esfuerzo. Estando rodeados de todas estas partes movibles es fácil perdernos en nuestras obligaciones y olvidar el descanso. En los siguientes párrafos veremos una consecuencia de no descansar, veremos También un ejemplo a seguir, y formas practicas de encontrar Descanso.


Cuando estamos cansados no hacemos buenas decisiones. Tomemos un momento y recordemos la historia bíblica de Jacob y Esaú. Dice Esaú “Dame de comer de ese guiso rojizo, porque estoy muy cansado… —Véndeme primero tus derechos de hijo mayor —le respondió Jacob. —Me estoy muriendo de hambre —contestó Esaú—, así que ¿de qué me sirven los derechos de primogénito? —Véndeme entonces los derechos bajo juramento —insistió Jacob. Esaú se lo juró, y fue así como le vendió a Jacob sus derechos de primogénito. (Génesis 25:30-33 NVI) ¿Te a pasado algo similar a esto antes? Estas tan cansado que no piensas bien, das una mala opinión, contestas de una mala manera, comes algo que no debes, haces algo que no debes, estas tan cansado que te tiras a dormir sin importar tus deberes laborales o familiares. Cuando no descansamos adecuadamente corremos el riesgo de cometer una decisión como la de Esaú. El cansancio nos ciega y nos enfocamos en el “aquí y ahora” y nos empuja a encontrar satisfacción inmediata a la fuente de nuestro cansancio – sin importar las repercusiones.


Dios mismo, en el principio nos dejo el patrón a seguir. “Al llegar el séptimo día, Dios descansó porque había terminado la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día, y lo santificó, porque en ese día descansó de toda su obra creadora. (Génesis 2:2-3 NVI) En el versículo anterior dice que “Dios miro todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno.” El descanso nos sirve como recompensa por nuestra labor, nos ayuda a reflexionar en nuestros logros y metas, y nos da un espacio para reevaluar nuestras acciones. Si estamos siempre en modo de “acción” no es posible evaluar nuestro trabajo. Para hacer eso, necesitamos parar todo lo que estamos haciendo, tomar un paso atrás, y mirar y ver si lo que estamos haciendo, diciendo, consumiendo es bueno o no.


Estando en el Jardín de Getsemaní, Jesús reprende a Pedro por dormirse cuando su deber era estar orando. Y les recuerda que “El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil.” (Marcos 14:38) ¿Que nos dice esto del descanso? ¡Nos dice que el descanso es muy necesario! Nuestro cuerpo, nuestra carne es débil y se va a cansar y es nuestro deber como buenos administradores de nosotros mismos de darle a nuestro cuerpo descanso. ¿Como encontramos descansó? La respuesta es fácil, pero difícil a la ves. Hay que parar, y quitar distracciones. Esto es diferente para cada persona. Para algunos es quedarse en casa con todo apagado, para otros es quedarse en casa con todo prendido, ala mejor es ir de vacaciones a la playa, o a unas montañas, otras personas encuentran descanso en acostarse y otros en una caminata, pero – de nada me sirve acostarme a “descansar” si mi mente sigue trabajando. ¿Y como le doy a mi mente descanso? Esta pregunta me recuerda de la historia de Marta y María (Lucas 10:38-42 NVI) es notado que “Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenia mucho que hacer.” Y después de que ella acusa a su hermana de haberla dejado trabajando sola, “le contestó Jesús - , estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero solo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.” El descanso que nuestra mente necesita solo se encuentra a los pies del Maestro. ¿Estas preocupado por tus finanzas, tus hijos, tu trabajo, tu estado de salud, tu estado emocional o espiritual, etc? Tu puedes encontrar descansó en Jesús.


Mi oración es que puedas encontrar descanso para tu físico, pero sobre todo para tu espíritu. Bendiciones.

7 views0 comments

Recent Posts

See All